El robo de los bienes comunes

Luego de meterse en los cuentos del activismo por el software libre y la cultura libre. Uno se da cuenta que la idea de los bienes comunes no es nueva y no se refiere solo al problema de la tecnología o las obras digitales sino que es mucho más profunda y pasa por problemas tan serios como el agua.

El agua es un bien común. No solo porque es necesaria para la vida, también por que en aquellos lugares donde se concentra o fluye apaciblemente uno se conecta con la naturaleza y ese disfrute también es un bien común.

Hoy me enteré que uno de esos lugares de encuentro del que disfrutaba en mis idas a @VivirEnLaFinca está en peligro de muerte. No se trata solo del verano que azota la región por está época, sino de un uso indebido y abusivo de nuestros bienes comunes. Alguien drenó a punta de motobomba y mangeras el agua de Charco Azul. Hay evidencias del ultraje y una solicitud de acción por un derecho de petición instaurado ante CorTolima.

Ese charlo era ¡El Charco! con mayúscula y signos de admiración. Con su pequeña cascada, su lugar para clavados, sus piedras para asolearse, fue durante los últimos años una parada fija en nuestras visitas a la finca. Y no solo nosotros íbamos. El rastro de fogatas, algunos papeles y envoltorios de mecato nos indicaban certeramente que también era un lugar concurrido por otros habitantes de la región.

Ver el estado en que está este lugar duele, ver que aunque se ha interpuesto un derecho de petición para que CorTolima visite la zona y tome acciones no han hecho nada aun, duele más. Evidenciar como alguien toma para si algo que nos pertenece a todos es una muestra de esa voracidad tan propia de corporaciones y monopolios que se repite a pequeña escala cuando median intereses no tan claros pero posiblemente con algún tipo de lucro por medio.

Esperamos acciones, esperamos el regreso del agua, esperamos que esto no se repita, pero sabemos que esto está pasando con muchos lugares y bienes comunes sin que ni siquiera nos enteremos o podamos hacer algo. Este post es solo un llamado a la solidaridad y a no dejar caer en el olvido esos otros bienes comunes que son tan vitales como el agua o los espacios para el esparcimiento.

Charco Azul - Enero 2012

Vista de Charco Azul en enero de 2012. Y eso que también estábamos en sequía.

Charco Azul - Septiembre 2012

Vista de Charco Azul en septiembre de 2012. Después de ser drenado.

Anuncios